martes, 29 de julio de 2014

Las mejores playas de la Costa Brava


Misión siempre complicada y casi siempre injusta esto de hacer un ranking, la cosa se complica aún más cuando se trata de elegir las mejores playas en un enclave como el litoral de Girona, donde las playas y las calas de suma belleza proliferan. En mi caso la selección no atiende a criterios técnicos sino puramente estéticos y en base a ello he querido compartir con los lectores del blog las que considero son las Mejores Playas de la Costa Brava. Las más bonitas y naturales. Algunas de muy sencillo acceso, otras de más costosa accesibilidad pero buscando siempre que representen la belleza de litoral agreste, escarpado y rabiosamente bello. He puesto 6 playas igual que podría haber incluido 60 (ó 600) pero a través de estas 6, absolutamente distintas entre si, quiero mostrar la diversidad de paisajes costeros diferentes de la Costa Brava. Mi único objetivo: que os gusten y viajéis por unos momentos a este tramo de la costa de la península Ibérica.

Sant Feliu de Guìxols.

Sant Feliu de Guíxols
Entre la playa de San Pol y el puerto de Sant Feliu de Guíxols se esconde un corto pero espectacular tramo litoral que probablemente sea el que mejor defina el topónimo “Costa Brava”. Un sendero de ronda permite ir enlazando cómodamente las calas a través de los acantilados. A mi gusto, el mejor tramo de costa de Girona.

Illa Roja.


Illa Roja
Esta playa de Begur lo tiene todo para entrar en el ranking. Además de un acceso sencillo caminando desde la playa Sa Riera o mejor aún El Racó y la playa de Pals, presenta un buen tramo de arena, un bello islote rodeado de aguas cristalinas y unas buenas vistas sobre las islas Medas. Representante en este ranking de las playas nudistas, tan célebres en esta porción del noreste peninsular.


Playa de Aiguablava.

Aiguablava
Considerado desde siempre uno de los rincones más representativos de la Costa Brava, no es una cala solitaria sino que está al pie del Parador de Turismo y entre la proliferación de chalets, aún así no podía faltar la playa de Aiguablava por su binomio de aguas cristalinas rodeada de pinos y con sus tradicionales embarcaciones fondeadas.


Paraje de Tudela, Cabo Creus.

Cabo Creus
Lejos de ser una playa o cala tradicional de baño, sino que he querido elegir la playa del Paraje de Tudela por el singular paisaje rocoso y mineral modelado por la Tramuntana, probable máximo exponente de la extraordinaria geología del parque natural del Cabo Creus. Se accede por la carretera que lleva al faro del Cabo Creus.

El Port de la Selva.

El Port de la Selva
No se trata de una playa apartada y solitaria lo se, pero la playa de El Port de la Selva me gusta por su disposición al fondo de la ensenada y por su ubicación en el parque natural del Cabo Creus. La incluyo también en representación de otras bellas playas urbanas como Tamariu, Calella de Palafrugell, El Castell de Palamós, El Codolar en Tossa de Mar, etc.


Cala Calella, en L'Estartit.

Cala Calella

Entre L’Escala y L’Estartit, esta pequeña playa de difícil acceso (aunque se puede llegar caminando por el GR 92, resulta mucho más sencillo por mar), se encuentra enmarcada entre los espectaculares acantilados que separan estas dos localidades a caballo entre el Alto y el Bajo Ampurdán. Además la presencia cercana de las Islas Medas siempre le confiere un plus. Está en la lista como representante de la tranquilidad acantilada, de complejo acceso y rodeada de pinos. Cerca queda también otras calas espectaculares como Ferriola y Montgó.

viernes, 25 de julio de 2014

Los mejores lugares para ver Aves en Cataluña (y II). Montaña.

Mirador-Observatorio Turo Galliner, en el Cadí.


Al hilo del post anterior dedicado al birdwatching en Cataluña y los mejores lugares para practicarlo (recomiendo la lectura de la entrega I para aspectos generales), hoy dedico esta entrada a las aves ligadas a los ambientes de montaña. También a hábitats más suaves del interior pero sobre todo a los mejores (esto es siempre valoración personal…) spots de birdwatching, es decir, los mejores lugares para ver aves en Pirineos, Prepirineos, y paisajes mediterráneos no costeros.
Buitre leonado en el Prepirineo

Abejarucos europeos se pueden ver en algunos paisajes mediterráneos catalanes


Paisajes mediterráneos:
Els Ports (Tarragona). Este parque natural montañoso destaca por ser un enclave importante para las rapaces y para las pequeñas aves ligadas sobre todo a bosques y roquedos: águila real, águila perdicera, buitre leonado, alimoche, vencejo pálido, vencejo real, abejaruco, currucas, etc. Más info

Montserrat (Barcelona). La gran montaña de Montserrat ofrece gran variedad de ambientes, desde las paredes rocosas hasta campos abiertos y cultivos pasando por bosques de encina. Se pueden observar águila perdicera, acentor alpino, roquero solitario, collalba negra, curruca cabecinegra, treparriscos, gorrión chillón, alcaudón real, etc. Más info



Pirineos y Prepirineos:
Aigüestortes y Estany de Sant Maurici (Lleida). El único parque nacional catalán, célebre por sus espectaculares paisajes de montaña asociados al glaciarismo (lagos, circos, valles, etc.) es también de notable importancia para las aves de alta montaña y forestales. Destaca: quebrantahuesos, mochuelo boreal, urogallo, mirlo capiblanco, pito negro, chova piquirroja, chova piquigualda, verderón serrano, gorrión alpino, alimoche común, buitre leonado, águila real, roquero rojo, etc. Más info

Cadí-Moxeiró (Lleida, Barcelona, Girona). La gran sierra prepirenaica del parque natural del Cadí-Moxeiró ofrece ambientes mediterráneos, eurosiberianos y borealpinos. Importante para especies forestales y rupícolas. Destaca el quebrantahuesos, pito negro, urogallo, gorrión alpino, piquituerto, acentor alpino, chova piquigualda, escribano montesino, treparriscos, roquero rojo, mochuelo boreal, verderón serrano, etc. En paso migratorio en verano culebreras, abejeros europeos, etc. Más info

Mont-rebei y La Terreta (Lleida). Interesantes enclaves de la Sierra del Montsec el primero y asociado fundamentalmente a la Sierra de Sant Gervás el segundo, en los que se pueden observar especies de ambientes mediterráneos y rupícolas. Destacan las aves rapaces, sobre todo los buitres. Quebrantahuesos, buitre leonado, alimoche, águila real y en ocasiones buitre negro. Más info Mont-rebei, Más info La Terreta.

Vall de Núria (Girona). Enclave sobresaliente para las aves de alta montaña. Destacar el quebrantahuesos, el lagópodo alpino, mochuelo boreal, roquero rojo, gorrión alpino, escribano montesino, verderón serrano, treparriscos, etc. Más info.

 
Quebrantahuesos adulto en las montañas prepirenaicas.
El escribano montesino se puede observar en zonas como el Cadí y el Vall de Núria

Y no te pierdas…
Otros lugares de suma importancia ornitológica son la montaña de Alinyà y la sierra del Boumort, donde es posible ver los cuatro buitres ibéricos: quebrantahuesos, alimoche, buitre común y buitre negro. Especialmente significativo es el caso del buitre negro, que ha regresado a estas sierras prepirenaicas y cuenta en la actualidad con una población de 30 ejemplares. Importantes proyectos de reintroducción están dando sus frutos y ya queda menos para conseguir los 50 individuos necesarios para considerar la población de buitre negro local como autosuficiente.
Rueda de buitres en la montaña de Alinyà
El alimoche sobrevuela los cielos catalanes en primavera y verano.


Y de la misma forma que en el post anterior con la Mollera d’Escalarre, no quería concluir este post sin recomendaros un enclave tan desconocido como sorprendente y de interés sumo para el birdwatching. Se trata del Turó Galliner, en el Alt Urgell. Este mirador, muy próximo a La Seu d’Urgell y con unas magníficas panorámicas sobre la vertiente norte de la Sierra del Cadí, es un lugar estratégico para observar la migración postnupcial de las rapaces. El verano es la época idónea para ver el paso migratorio de culebrera europea, abejero europeo, etc. que se adentran por el valle del Segre hacia el sur.


Como véis, mucho donde elegir…


viernes, 4 de julio de 2014

Los mejores lugares para ver Aves en Cataluña (I). Humedales

Flamencos.


Desde el mar hasta la alta montaña son muchos los hábitats que la naturaleza catalana ofrece al más vistoso de los grupos de animales vertebrados: las aves. Presenta multitud de ambientes comprendidos dentro de las dos regiones biogeográficas principales: eurosiberiana y mediterránea, complementadas en altitud por los diferentes pisos boreoalpinos. Un compendio de ecosistemas y hábitats en suma, que permiten a los amantes de las aves, una modalidad de  turismo de naturaleza que aumenta de forma imparable, disfrutar de la presencia de casi 400 especies diferentes (395) de las que más de la mitad (232) son residentes (nidificantes).

Observatorio en el Delta del Ebro.


Son muchas y muy variadas las especies interesantes a observar, algunas verdaderas joyas del birdwatching, como el quebrantahuesos, el urogallo, el sisón, el buitre negro, el águila perdicera, el milano real, el pito negro, el alcaudón chico, el treparriscos, el gorrión alpino o el verderón serrano. En invierno se une una población importante de pardela balear.
Destaca la colonia de gaviota de Audouin más importante del mundo, la población de flamencos y moritos comunes, o la recuperación progresiva de la población de buitre negro.

Calamón común en el Delta del Llobregat.


Entre los mejores lugares para ver aves, englobados por geografía y/o tipo de ecosistemas, podemos hablar en general de humedales, paisajes mediterráneos y Prineos y Prepirineos. En este primer post dedicado al birdwatching me voy a centrar en las aves de los humedales y aquellas ligadas de una u otra manera al mar, dejando un próximo post para los ambientes más montañosos. Por supuesto existen zonas húmedas de montaña y zonas montañosas al lado del mar, pero haré un enfoque general, abarcando las zonas húmedas que albergan marismas, lagunas, salinas, desembocaduras de ríos, etc. A continuación os dejo con algunos de los más importantes:




Humedales:
Delta del Ebro (Tarragona). El gran humedal catalán es referencia internacional para los birdwatchers. Muy interesante durante todo el año, destaca la mayor colonia mundial de Gaviota de Audouin, las colonias de flamenco, morito común, escribano palustre y la presencia invernal de las pardelas baleares. Todas de gran importancia a nivel nacional. Destacar también: avetorillo común, garcilla cangrejera, garza imperial, charrán bengalí, chotacabras pardo, calamón común, carricerín real, buscarla unicolor, etc. Más info

Aigüamolls de l’Empordà (Girona). Importante humedal de fácil acceso y muy bien acondicionado para la observación de aves. Destaca por una gran variedad de especies y sobre todo de pequeños pájaros (paseriformes). Es uno de los pocos lugares en España donde se pueden observar pardelas baleares y mediterráneas, polluela bastarda, bisbita gorgirrojo y cernícalo patirrojo. También avetoro común, bigotudo, carraca, garza imperial, etc. Más info

Morito común.

Estany d’Ivars (Lleida). En plena llanura cerealista leridana, esta laguna endorreica permite observar en un palmo de terreno, interesantes especies típicas de zonas húmedas y especies de ambientes secos (Secà de Belianes), las esteparias. Destacan el avetorillo común, el carricero tordal, chotacabras pardo, ruiseñor bastardo, buitrón, moscón, calamón común, cogujada montesina, ganga ortega o el sisón común. Más info

Delta del Llobregat (Barcelona). A un paso de la ciudad de Barcelona y muy cerca del aeropuerto se encuentra una de las mayores sorpresas del panorama ornitológico catalán. Pardela balear, avetorillo común, calamón común, garcilla cangrejera, garza imperial, polluela bastarda, gaviota de Audouin, críalo europeo, etc. Más info

Otros humedales interesantes para la observación de aves son: Aiguabarreig, Clot de la Unilla y el Espacio natural d'Utxesa (Lleida), Reserva natural de Sebes (Tarragona) y el estany de Sils y Basses d'en Coll (Girona).

Ánade real.
 
En el Delta del Ebro vive la mayor colonia mundial de Gaviota de Audouin.
Paisajes mediterráneos (no montañosos):
Cap de Creus (Girona). Este parque natural de calas y cabos sobre el mar es un punto de encuentro idóneo para encontrar aves marinas y roqueras, sobre todo cuando el viento sopla fuerte. Destacan el águila perdicera, el vencejo pálido, la curruca mirlona y la curruca tomillera, la collaba rubia, la pardela balear y la pardela mediterránea. Más info


Mollera d'Escalarre.

Aunque enclavada en la montaña pirenaica, quiero despedir el post con un enclave acuático muy interesante como es la Mollera d’Escalarre, en los Valles de Àneu (y dentro del Parque natural del Alto Pirineo). Una experiencia agradable es darse un paseo por sus orillas y descubrir las aves residentes y las que hacen escala en plena cordillera en su ruta migratoria. Más info


Otros paisajes mediterráneos interesantes son el parque del Montnegre y el Corredor y el parque de la Serralada Litoral y de la Serralada de Marina (Costa de Barcelona - Maresme), los parques del Garraf, d'Olèrdola y del Foix (Barcelona, Garraf), la Reserva marina de las Islas Medas (Girona), el espacio natural Tamarit - Punta de la Mòra (Tarragona), etc.

domingo, 29 de junio de 2014

Un recorrido por la variedad de flora en Cataluña

Hayedo.


A gran escala, la distribución de la vegetación mundial se rige principalmente por la latitud y diferencia seis grandes reinos florales que a su vez se dividen en varias regiones florales. En la península Ibérica y Baleares existen tres grandes regiones presentes en la (Mediterránea, Eurosiberiana y Boreoalpina), a la que se añadiría la región Macaronésica en Canarias. En Cataluña se tocan las tres regiones peninsulares.

Abetal de Gerdar, en Les Valls d'Àneu.

A pequeña escala, entran en juego parámetros como el clima, la altitud, el tipo de sustrato, la orientación del sustrato (solas, umbrías), los vientos dominantes, la pluviosidad, etc. para marcar la existencia de unas u otras especies y el crecimiento de éstas en unos u otros pisos de vegetación –que son las franjas altitudinales de las diferentes regiones-.
Acebo.


La vegetación de la región Mediterránea se caracteriza por especies de hoja perenne,  resistentes al calor, al clima seco y a los cambios bruscos de temperatura entre el invierno y el verano. Plantas típicas son la encina, el alcornoque, el pino y el quejigo en cuanto a árboles y la presencia de madroños, lentiscos, enebros, retamas, coscojas, romeros, jaras, tomillos, plantas aromáticas, etc.

 
Enebro.
La vegetación eurosiberiana se caracteriza por los bosques caducifolios, adaptados a climas más húmedos y templados, sin grandes oscilaciones de temperatura entre el invierno y el verano. Están formados sobre todo por robledales, hayedos y bosques mixtos con árboles como el avellano, el pino silvestre, abetos, helechos, acebos, brezos, musgos, etc.

Hayas en un bosque mixto del Pirineo.

La vegetación borealpina tiene que ver con la altitud; es la vegetación de alta montaña, está bien adaptada a las duras condiciones climáticas que en ellas se dan, sobre todo en invierno. Está formada por los bosques de coníferas como el pino silvestre, el abeto y el pino negro. Crecen otras especies como el rododendro, la gayuba, arándanos, piornos, etc. En la alta montaña, a partir de 2.100-2.200 metros de altitud los árboles (pino negro) dejan paso a los pastos y pequeñas hierbas. Por encima de los 3.000 metros de altitud, líquenes y musgos son la representación vegetal.

Bosque de abetos.
Bosque de pino silvestre con alfombra de gayuba.


Las condiciones continentales que imperan en el centro peninsular y que influyen en el clima de la parte sur y occidental contrastan con el menor contraste de temperaturas entre inviernos y veranos, y la mayor humedad gracias a la existencia del mar Mediterráneo.


A nivel general, la provincia de Tarragona, las partes sur y centro de Lleida y Barcelona, y el centro u este de Girona poseen un claro clima mediterráneo mientras que en el norte de las provincias de Lleida, Barcelona y Girona, la influencia Atlántica marca el paisaje vegetal. Como ya os habréis dado cuenta, allí se encuentra la Cordillera Pirenaica y el Prepirineo. Son precisamente las montañas prepirenaicas las que marcan la transición entre la flora mediterránea y la flora eurosiberiana.
A nivel local, otras sierras más meridionales, como pueden ser algunas de las montañas más elevadas de las sierras litorales catalanas, también marcan la transición de vegetación.


¿En qué se traduce todo esto? En la existencia de una gran variedad de flora, con presencia de especies típicas del centro y sur de la península, de la región atlántica y de la alta montaña europea. En cuanto a los pisos de vegetación la representación es mayúscula, ya que en Cataluña existe una diferencia actitudinal que va desde el nivel del mar hasta los 3.143 metros de altura de la Pica d’Estats, el punto más elevado del territorio catalán.


Pica d'Estats, máxima altitud de Cataluña.


Ladera de solana pirenaica, donde crecen encinas.
Sierra del Montseny.



A grandes pinceladas desde el punto de vista botánico destacan las sierras de Montsant y las montañas de Prades como representantes típicos mediterráneos, bosques caducifolios como los de la Garrotxa entre la vegetación eurosiberiana, y los Pirineos como representantes de la región eurosiberiana y alta montaña. Mención especial merecen montañas como El Montseny, muy próxima al mar y con altitudes por encima de los 2.000 metros, los hayedos de Els Ports -los más meridionales de Cataluña-, o los hayedos de La Albera, los más orientales de la península Ibérica.
Acercarse a conocer la flora de Cataluña permite darse un paseo por las tres regiones biogeográficas presentes en la península Ibérica.
Retama y romero.

jueves, 12 de junio de 2014

Glaciarismo en el parque nacional Aigüestortes y Estany de Sant Maurici

El glaciarismo: Lagos, valles y montañas.

Estany Gran d' Amitges

Hace millones de años todo el Pirineo se encontraba bajo el mar. Las pizarras y granitos que hoy forman el paisaje rocoso del parque nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici (Lleida) emergieron del fondo marino hace unos 200 millones de años y comenzaron una erosión marcada fundamentalmente por los sucesivos periodos glaciares del Cuaternario; periodos en los que se alternó la presencia de hielo con los periodos de deshielo. La acción del hielo y la nieve, con sus depósitos y retiradas, a lo largo de estos periodos, marcaron la fisonomía de un paisaje de montaña que hoy es un auténtico museo al aire libre de glaciarismo: circos glaciares, valles en “U” –colgados o escalonados- y la mayor concentración de lagos de origen glaciar del Pirineo (estanys), y muy probablemente del continente europeo.

Estany de Sant Maurici y Els Encantats.

Sierra de Crabes, junto al Portarró d'Espot

A estos grandes elementos del paisaje glaciar acompañan otros como las cubetas glaciares, las morrenas, neveros, lagunas estacionales y un sinfín de muestras geológicas del mejor glaciarismo pirenaico.

El resultado son unos paisajes de montaña de gran belleza jalonados a lo largo de los dos valles principales del parque: Sant Nicolau en la vertiente meridional y orientado al oeste, y del l’Escrita, orientado al este y situado en la vertiente norte del Portarró d’Espot (2.423 m. de altitud), el collado que sirve de divisoria a la cabecera de ambos valles.

En el parque proliferan los saltos de agua.

Para conocer un buen ejemplo de glaciarismo, y muy fotogénico, os recomiendo la ruta de Amitges. El recorrido pasa junto a los principales atractivos del valle de l’Escrita: el lago San Mauricio (estany de Sant Maurici) al pie de los míticos dos picos de Els Encantats, símbolo montañero del parque, y pasa por diferentes estanys y cascadas (Ratera) hasta llegar las cubetas glaciares de Amitges. Amitges se encuentra a unos 2.400 metros de altitud, por encima de los pinos negros que marcan el límite superior del bosque. Es terreno agreste, rocoso pero absolutamente encantador, con diferentes estanys (el mayor de ellos alcanza los 25 m. de profundidad) y el telón de fondo de las agujas  (Agullas d’Amitges) y los enormes picos de Saboredo y Bassiero. La idílica ubicación del refugio de Amitges invita sin duda al descanso. 

Amitges, uno de los mejores recorridos del parque.

Es una buena opción de ruta para realizar en familia pues existe un servicio de taxis 4x4 que pueden ahorrar buena parte de la subida, desde el pueblo de Espot hasta el estany Sant Mauricio, o incluso llegar hasta el refugio de Amitges.



Durante buena parte del año, las altas cumbres permanecen nevadas. Valle de Boí.

Caminando entre roca granítica en el embalse de Cavallers.

Junto a la roca, el agua es otro de los elementos característicos del parque. Hoy la encontramos fluyendo rápidamente mientras se despeña en estruendosas cascadas o bien avanzando mansa, tan lentamente que la falta de desnivel en algunas zonas ha terminado por formar meandros y grandes zonas encharcadas conocidas localmente como aigüestortes. Éstas se localizan fundamentalmente entre los estanys Llong y Llebreta, en el valle de Sant Nicolau y se llega a ellas por el valle de Boi (Patrimonio de la Humanidad). También disponible servicio taxis 4x4.

Estany Llebreta.

La Ruta de la Nutria es un precioso sendero que enlaza el estany de Llebreta con la zona de aigüestortes. Es apto para todo el mundo y es necesario emplear unas 2 horas para salvar los 430 metros de desnivel de subida remontando el río Sant Nicolau. El itinerario es una recompensa visual permanente, con tramos de bosque, cascadas como la de Sant Esperit y amplias vistas del valle. En determinadas épocas del año, las nutrias penetran en el parque remontando este río.
Zona de Aigüestortes.


Podéis aprender mucho sobre nutrias y otras especies autóctonas en el Centre Piscícola Ribagorçana, en El Pont de Suert. Bien vale la pena guardar media jornada para visitarlo.
Nutria.